Para tener éxito, en cualquier ámbito de la vida, lo único que se requiere es suerte.

Simple y fácil. ¿Quieres lograr algo? la respuesta es: Suerte.

Ves a esas personas que admiras (y en ocasiones envidias), lo único que tuvieron que hacer es tener suerte. Solo suerte.

– O –

Pero acá la cuestión: la suerte se reparte de madrugada, sin aviso. La suerte rara vez viene a buscarte. La suerte se diluye tan rápido que solo te rinde un par de horas y de ahí de nuevo habrá que buscarla.

A la suerte puedes encontrarla con relativa facilidad, acostumbra esconderse entre las hojas de los libros, en los buenos hábitos, en el arte y la plática de contenido. ¡Se esconde en tu misma piel! por eso en ocasiones habrá que sudar para sacarla.

La suerte es tímida por eso le gusta salir mientras la mayoría duerme.

– O –

¿Quieres tener éxito? consigue suerte. ¿Quieres mantener ese éxito? consigue más suerte todos los días.

RR