Este artículo fue escrito originalmente para DOGMA, comunidad de la que formo parte activa como columnista. 

Casualmente Alvaro Rattinger (1), exponía ayer en su artículo: “4 conocimientos indispensables del mercadólogo moderno“, los cambios tan notables que han habido en la profesión del mercadólogo hoy en día. Centrando su comentario en que hoy en día se debe contar con el conocimiento de lo referente al Personal Branding, Sociologia del Consumidor, Big Data y Marketing Transaccional.

Más allá del obvio reconocimiento por tan acertado comentario, considero que básicamente son las necesidades “minimas” que debe satisfacer un profesional hoy en día.

La mercadotecnia o marketing, para los de la vieja escuela, siempre a sido una profesión que en esencia era cambiante ya que tenia que seguir el ritmo de los procesos de comunicación, comerciales y publicitarios. Relativamente nueva, con teoremas nuevos o re planteados constantemente.

La llegada de Internet vs la educación ortodoxa

Hablar de que Internet revoluciono a la humanidad es redundar. Pero referente a este artículo es un parte aguas entre el antes y el después del marketing. Ha venido a ser un catalizador que dejo entrever la capacidad de los profesionales de renovarse o morir. Fue la oportunidad para que cayeran gurus sin cabida en este mundo digitalizado y el nacimiento de nuevos. Hasta aquí todo normal, el proceso de evolución y de la sobrevivencia del más apto en su máxima expresión.

Todo esto en el ambito profesional, dentro del circuito. Pero esa revolución es incluso ya anecdótica. Hoy la realidad es que las nuevas camadas de mercadólogos, en general, fueron rebasados por la voragine de cambios que la industria a vivido, y no es para menos, como comentaba incluso varios profesionales quedaron en el camino. Hoy las empresas, las agencias demandan expertos en estrategias que no existían en sus años universitarios. Puestos como “Community Manager” no existían, actividades como SEO, social media marketing, publicidad On Line – Off Line, content marketing, marketing mobile… tampoco. Hoy vivimos la era de los Millennials, la famosa Generación Y, la cual tiene el don de ser multitask, haber crecido con la tecnología y la era digital, pero sin formación académica actualizada, queriendo aun masificar los productos o servicios bajo normas retrogradas de segmentación meramente socioeconómicas, sin tener presentes los actuales nichos de mercados propios de minorias y segmentos especializados.

¿Donde quedó la bolita?

Más allá de las carencias de la educación en México, cualquiera que sean, cualquiera que quieras nombrar, la causa de este desfase de conocimientos es precisamente en confiar en los programas de estudios. Haber relegado como alumno la obligación de prepararse profesionalmente a la universidad en turno. La mayoría de los alumnos expresan el sentirse desorientados al ver un panorama laboral diferente al planteado durante su carrera ¿pero que hicieron durante sus 4 ó 5 años de licenciatura? La respuesta en el mejor de los casos es: estudiar.

Hoy en día eso no basta. Los publicistas, diseñadores o mercadólogos que admiro y son reconocidos tienen como rasgo característico que están en constante preparación, la mayoría incluso autodidacta. Hasta que llegue la utopía universitaria la mejor de las formulas radica en tener varias fuentes de educación, no poner “todos los huevos en una canasta”, no importa si eres estudiante o ya profesional.  ¿Quieres saber como?

  • Libros Universitarios. Son ese primer acercamiento, los normados y exigidos por tu Alma Máter. Son esos que incluso nos unifican y nos permiten tener temas y conceptos estandarizados entre colegas.
  • Libros de Autor. Aquellos recomendados, los que no te exige tu maestro pero que fue escrito por los grandes pilares de la materia, esos llamados gurus que constantemente re inventan la forma de ver las cosas.
  • Blogs / Columnistas. En este mundo actual tan dinamico, son la mejor opción para mantenerte actualizado. Por su mismo dinamismo y su formato breve y conciso en ocasiones se centran en la “pulpa” de la información, lo cual puede ser bueno para fijarte en lo importante pero dejandote a ti la responsabilidad de investigar más al respecto.
  • Tus idolos. Que no te de pena aceptar que admiras a un colega. Todos, TODOS, admiramos a alguien, le aprendemos, le imitamos. Busca a tus idolos, entiendelos, aprende de como hacen las cosas y cuando ya no te aporten nada dales un gracias mental y busca otros.
  • Seminarios. Son excelentes foros para escuchar de viva voz lo que acontece en la industria. ¡Vivelos! Aprende de los ponentes y de los participantes. Casi siempre regresas de ellos con nuevas motivaciones y una visión renovada.
  • Cursos y diplomados. No son tan entretenidos como los seminarios pero tienen una mayor carga docente y de contenido. Si has encontrado un área de interes dentro del amplio espectro del marketing: profesionalizate.
  • Internet. ¿En serio te lo explico?

Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no saben leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender.   – Alvin Toffler –

(1).- Director de operaciones Revista Merca2.0 (twitter: @varu28).